Expertos Criminalistica Ministerio Publico

La Dirección General de Apoyo a la Investigación Penal del Ministerio Público, a través de una comisión técnico-científica, llevó a cabo el pasado viernes 25 de mayo un procedimiento de cremación a evidencias biológicas ya procesadas, acorde con lo establecido en la fase de cierre del nuevo Manual de Cadena de Custodia de Evidencias Físicas.

El procedimiento se realizó bajo instrucciones de la Directora General de Apoyo a la Investigación Penal, Dra. Milagros Salcedo, a fin de descongestionar las áreas de resguardo temporal de la Unidad Criminalística Contra la Vulneración de Derechos Fundamentales (UCCVDF), conjuntamente con Fiscales del Ministerio Público. Igualmente, el hecho contó con la supervisión de la Dra. Luimar Zabala, Sub Directora de Laboratorios Criminalísticos; y del Lic. Víctor Rivero, Coordinador (E) de la UCCVDF.

El Código Orgánico Procesal Penal, en su artículo 188, acota que las evidencias de origen biológico, susceptibles a la degradación, pueden ser altamente tóxicas, contaminantes y nocivas para la salud, y deben ser desechadas previa autorización judicial.

Por ende, un total de 64 evidencias biológicas, analizadas por los Laboratorios de Genética y Biológico, fueron prescindidas en un operativo mancomunado con el Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf) en sus instalaciones dentro del Cementerio General del Sur, en la Parroquia Santa Rosalía, Caracas.

Una comisión del Ministerio Público integrada por la Jefa (E) de la División de Ciencias Forenses, Elizabeth Pelay; Jefe (E) de la División de Investigaciones, Wilmer Bandre; Aquiles Pirona, investigador; Marco Parada, técnico patólogo; y los auxiliares de criminalista Sixbert Rodríguez y Javier Torres fueron encargados de la debida identificación, registro, embalaje y traslado de las evidencias a descartar.

Tras la operación de este acto se procederá al cierre de la cadena de custodia, para su posterior remisión a cada una de las dependencias fiscales que llevaban las causas.

Estas muestras de origen biológico se habían mantenido debidamente resguardadas en el Ministerio Público durante años, tras haber sido sometidas a las pruebas de rigor según el caso, tales como análisis de ADN, análisis tricológico, análisis hematológico, activación de pulpejos dactilares, estudio antropológico, análisis toxicológico, entre otros.

foto_grupal01