banner_largo_reveron

Con el pasar de los años la tecnología ha dado grandes pasos en pro de mejorar la calidad de vida de los individuos. La curiosidad del ser humano por llegar a fronteras inimaginables lo arribó a crear un instrumento que les permitiera ver a gran escala lo que ante sus ojos, resultaba casi imperceptible.

Sin lugar a dudas la creación del Microscopio marcó un salto en la investigación científica, para analizar elementos y organismos diminutos. Esta herramienta, permite visualizar muestras en dimensiones muy pequeñas para obtener información morfológica, química y estructural del objeto sometido a estudio.

Bajo el majestuoso lente de un microscopio se ha podido reconocer microorganismos del ser humano como los glóbulos rojos, espermatozoides y por otra parte, también identificar otros organismos microscópicos como las bacterias.

Los avances tecnológicos en esta materia han sido significativos para la sociedad, es por tanto que corresponde en este apartado mencionar la Microscopia Electrónica de Barrido como una técnica que permite la observación y caracterización superficial de materiales inorgánicos y orgánicos.

Las aplicaciones del Microscopio Electrónico de Barrido son muy variadas pues abarca el estudio de materiales, análisis de fibras, determinación de continuidad en un material, análisis de trazas de disparos (ATD), análisis de muestras entomológicas, estudio químico y estructural de obras de arte, entre otras.

Basándonos en lo anteriormente expuesto ¿Qué conexión puede existir entre el arte, la museología, la física, química y biología?, ¿Cómo es posible analizar una alteración de monumentos o realizar control de calidad a obras de artes para determinar su autenticidad?

La Unidad Criminalística Contra la Vulneración de Derechos Fundamentales del Ministerio Público cuenta actualmente con un Laboratorio de Microscopia Electrónica en el cual, se realizan análisis de diversa índole logrando obtener resultados no solo oportunos y expeditos sino también unificados y auditables, los cuales nunca dejan de sorprender.

Esta área científica ha traspasado fronteras en su campo de investigación pues en julio de 2014, realizó el análisis a pequeños segmentos del lienzo La Odalisca con Pantalón Rojo del artista francés Henri Matisse, repatriada a Venezuela el mencionado mes, tras ser recuperada por funcionarios estadounidenses, luego que fuese sustraída el 4 de diciembre de 2002 del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas.

Estos análisis otorgaron información certera que permitió dar la Metodología de Intervención (restauración) idónea que ameritaba la obra para ese momento. Además, de dar un primer paso para que Venezuela este a la par de grandes museos del mundo que otorgan información científica de este tipo sobre cualquier obra.

El arte de Reverón bajo el análisis del Microscopio Electrónico de Barrido

Tal vez Armando Reverón nunca se imaginó que sus pinceladas se convertirían en grandes obras que le darían un merecido puesto de honor entre los artistas plásticos nacionales e internacionales más relevantes de su época.

Sus discretos pero firmes trazos dibujaban en el lienzo historias que parecían cobrar vida tan solo al observarlas. Majestuosos paisajes, sutiles desnudos, colores fuertes y un textil que absorbía el talento de este caraqueño, invitaban a quedarse a disfrutar de su invaluable talento.

Puerto_de_la_GuairaLos expertos del área de Microscopia Electrónica tuvieron el privilegio de ver las obras reveronianas a gran escala, poniendo bajo la lupa del Microscopio Electrónico de Barrido pequeños segmentos de cuatro obras de este talentoso artista plástico.

Los diminutos segmentos fueron extraídos de las capas pictóricas y de los soportes textiles por expertos del Centro Nacional de Conservación y Restauración Patrimonial (Cencrep), quienes facilitaron dichas muestras para que fueran sometidas a estudios.

Resulta sorprendente que décadas después de creadas estas obras, el material pictórico permanezca adherido al soporte textil, según lo evidenciado por los expertos en Microcopia Electrónica, quienes además pudieron establecer que las muestras a pesar de ser de distinta naturaleza, pertenecían a un mismo origen.

Asimismo, se detectó la presencia de diversos elementos químicos, los cuales posiblemente se encuentran formando compuestos básicos como carbonato de calcio, óxidos de zinc y hierro, silicatos tanto de aluminio como de sodio, algunos sulfatos y otros en menor proporción. Todo ello se puso en evidencia al observar las características de las muestras tratadas, las cuales dieron una orientación a los expertos sobre los tipos de pinturas que utilizaba el gran maestro Reverón.

Como fascinante e impensable de obtener en pasadas épocas, catalogaron los resultados los funcionarios del Centro Nacional de Conservación y Restauración Patrimonial, los cuales les permitirán realizar un estudio de autoría, el cual consistirá en comparar los resultados obtenidos con los materiales presentes tanto en las obras conocidas al artista plástico Armando Reverón, como las que le son atribuídas.

Armando Reverón y su Castillete de Macuto

Venezuela es reconocida a nivel mundial por tener grandes talentos, resaltados en diversas áreas deportivas, académicas, musicales y sobretodo artísticas. En esta última área fue un gran exponente del siglo XX el artista plástico Armando Julio Reverón Travieso, quien nació en la ciudad de Caracas el 10 de mayo de 1889.

Reverón estudió en la Academia de Bellas Artes de Caracas y tuvo la oportunidad de expandir sus conocimientos, al asistir a diversas escuelas de arte tanto en España como en Francia. Para 1921 se radica en el litoral central, específicamente en Macuto, donde construyó su famoso Castillete que se convirtió en su gran taller de pintura.

La Plaza de Vargas de la GuairaLas obras Reveronianas estuvieron enfocadas en el abstraccionismo, teniendo una percepción profunda por los paisajes y los desnudos femeninos. Su vida artística estuvo dividida en tres grandes periodos: Azul (iniciado en 1920 donde se enfocó hacia lo misterioso y sensual), Blanco (lo inicia alrededor de 1924 donde el artista se abocó a la proyección de luz en sus obras) y el Sepia (iniciado aproximadamente en 1933, donde Reverón comienza a utilizar su propio excremento en sus obras para lograr diversas tonalidades de sepia).

Pero no sólo este artista se dedicó netamente a la pintura pues además, logró crear increíbles muñecas de trapo utilizando telas, papel periódico, madera, fibras, ramas, algodón, pinturas y otros elementos cotidianos, que lo hicieron merecedor de grandes reconocimientos no solo a nivel nacional sino internacional.

Algunas oscuras actitudes que lo conducían hacia un posible trastorno mental, no fueron impedimento para destacarse en el mundo de las artes plásticas. Finalmente a los 65 años luego de una exitosa y agitada vida artística, aquella mano que durante décadas creó maravillosos trazos dejó de moverse un 18 de septiembre de 1954, dejando a su paso una estela de inigualable talento que le permitió a Reverón, posicionarse como uno de los exponentes más renombrados entre el gremio de artistas plásticos.

“No podía pintar sino amaneceres. Pintándolos se me olvidaban siempre las gaviotas. Debe ser porque el color de su vuelo tiene la luz en otras horas”. A.R

Lexis Gandica